Yoga infantil

ilustracion_yoga

El Yoga aporta tremendos beneficios a nivel no sólo físico, también mental y espiritual. Los niños aprenden con el Yoga a estar, a conocer y controlar su cuerpo. Trabaja la respiración y ayuda a controlar el sistema nervioso. También les aporta fuerza, equilibrio, movilidad y elasticidad y les ayudará a tener una buena higiene postural. Y les permite buen equilibrio emocional, por lo que controlarán mejor situaciones de estrés, nerviosismo, enfado, frustración… A la vez mejorarán notablemente su concentración. El Yoga no lleva a la competencia, por lo que su práctica no conduce ni a la agresividad ni al egoísmo.

En resumen: Equilibrio y conocimiento de cuerpo y mente. Desarrollo de músculos motores. Elasticidad y flexibilidad. Corrección postural. Estimularán su sistema circulatorio. Eleva la autoestima y controla niveles de estrés y frustración. Les ayuda a relajarse. Ayuda a desarrollar imaginación, atención, concentración y memoria. Equilibrio personalidad y carácter. Canalizan su energía. Mejoran la interacción con su entorno.

Todo ello mediante asanas en donde se imiten componentes de la naturaleza: plantas, animales. A través de cuentos, canciones, juegos. Porque todos los cachorros aprenden jugando y divirtiéndose.